Imprimir

¿Por qué la resistencia de la academia a los rankings de investigación?

el .

¿Por qué la resistencia de la academia a los rankings de investigación?




Desde la aparición del New Public Management (Nueva Gestión Pública) en la década de los ochentas del siglo pasado, las prácticas de la administración pública se han modificado en la mayoría de países industrializados. Este modelo implica la introducción de 3 variables principales: mercados, gerentes y medición con la finalidad de utilizar métodos de gestión orientados al mercado. En este sentido, el empleo de las variables se ha trasladado a la academia con el fin de medir una asignación eficiente de fondos públicos a la investigación. Del mismo modo, se han creado una serie de instrumentos para medir esta eficiencia siendo el tema de los rankings uno de los más empleados a nivel mundial para comparar instituciones mediante el uso de indicadores cuantitativos especialmente bibliométricos.

Si bien es cierto el tema de los rankings es muy empleado a nivel internacional, existe una fuerte renuencia de diversos sectores de la ciencia que son perjudicados por el empleo de este instrumento. Al respecto, los investigadores Berlemann y Haucap acaban de publicar un trabajo en el que exponen el boicot de un grupo de académicos alemanes especializados en negocios y economía al ranking publicado por el diario Handelsblatt para sustentar que la resistencia puede explicarse por factores observables relacionados con el costo y el beneficio individual de los investigadores.

En el año 2012, el grupo de académicos mencionado se opuso al empleo del ranking de Handelsblatt. Desde el año 2007, el diario publica regularmente un ranking que mide la eficiencia de las facultades e instituciones de universidades, y de científicos de forma individual. En relación a la medición para investigadores el ranking mide 3 variables: uno basado en los logros científicos de la vida académica, una basada en publicaciones recientes dentro de los últimos cinco años, y otra para jóvenes investigadores menores de 40 años de edad.

El estudio concluye que los científicos que tienen poco que ganar con el cambio de ranking son más propensos a boicotear el ranking Handelsblatt. Estos son: (i) los académicos que tienen una vida académica más larga (ya tienen una carrera formada), (ii) los científicos que han tenido menos éxito o menos dispuestos a publicar sus investigaciones en revistas internacionalmente reconocidas con factores de alto impacto, y (iii) científicos que ya han sido nombrados para un puesto de profesor. Por el contrario, los académicos que ya han obtenido un doctorado (en lugar de un doctorado de estilo alemán) son menos propensos a apoyar el boicot. Por último, los investigadores especializados en diversas materias orientadas al aspecto cuantitativa (como las finanzas y la investigación operativa) son menos propensos a boicotear el ranking. En cambio, los investigadores en algunas asignaturas menos orientadas a lo cuantitativo (como organización empresarial) son más propensos a apoyar el boicot.

Del mismo modo, la investigación plantea que las personas que esperan a perder más y ganar menos del cambio cultural son más propensos a oponerse a los cambios y reformas frente a aquellas que esperan un buen desempeño en el entorno cambiante.

Pueden decargar el trabajo titulado Which factors drive the decision to opt out of individual research rankings? An empirical study of academic resistance to change aquí.