Imprimir

¿Cuán relevante es actualizar las revisiones sistemáticas?

el .


De acuerdo a la Colaboración Cochrane, una revisión sistemática tiene como objetivo reunir toda la evidencia empírica que cumple unos criterios de elegibilidad previamente establecidos con el fin de responder una pregunta específica de investigación. Utiliza métodos sistemáticos y explícitos, que se eligen con el fin de minimizar sesgos, aportando así resultados más fiables a partir de los cuales se puedan extraer conclusiones y tomar decisiones. Su uso se ha intensificado en la medicina y en otras disciplinas. Frecuentemente se producen diversas revisiones sobre diferentes áreas del quehacer clínico pero el problema que ha empezado a generarse es que las revisiones han comenzado a convertirse en obsoletos ante el gran avance de la literatura científica.

El problema conlleva la siguiente pregunta ¿Cómo se deben actualizar las revisiones sistemáticas? Un estudio de Bastian, Glasziou y Chalmers (2010) estimó que cada día se producían 75 ensayos nuevos, y 11 nuevas revisiones sistemáticas de ensayos. En la actualidad, la cifra debe ser mucho mayor.

En la comunidad académica médica es ampliamente aceptado que las revisiones sistemáticas tienen el potencial de asegurar las mejores prácticas y mejorar la atención sanitaria, permitiendo a los profesionales de la salud tomar decisiones basadas en la totalidad de la evidencia disponible. Sin embargo, si no se pueden mantener revisiones sistemáticas actualizadas se generaría una situación donde la toma de decisiones podría estar sustentada en pruebas desactualizadas y que pueden tener un impacto negativo en el tratamiento del paciente.

El problema se agrava porque la pronta actualización puede generar sesgo debido a que los ensayos con resultados significativos tienen más probabilidades de ser terminados antes y publicados más rápido. La actualización también requiere una inversión considerable de tiempo y recursos. No obstante, la actualización extemporánea también puede provocar un uso ineficiente de los limitados recursos disponibles para preparar y mantener revisiones sistemáticas.

En este contexto, la decisión para actualizar una revisión sistemática debe hacerse cuidadosamente. Es importante considerar si el tema de examen sigue siendo relevante para la toma de decisiones y por lo tanto digno de actualización.

Por ejemplo, si un tratamiento ya no se utiliza para una condición particular o si las intervenciones más eficaces se han desarrollado, sería ineficiente actualizar esa revisión - reconociendo que a veces estas decisiones se basan geográficamente-. Alternativamente, si la eficacia de un determinado tratamiento ha sido bien establecida, la adición de nuevos estudios hacen menos probable cambiar los resultados globales.

Por el contrario, si se decide que el tema sigue siendo actual y digno de actualización, la razón más común para actualizar una revisión sistemática es la adición de nuevos estudios de investigación. Sin embargo, otros factores también deben ser considerados, incluyendo la inclusión de nuevos regímenes de tratamiento, los subgrupos de población, nuevas medidas de resultados, nuevos diseños de los estudios o datos de los estudios en curso.

Conforme se desarrolla la ciencia de las revisiones sistemáticas, también lo hacen sus métodos. Al igual que los nuevos métodos de análisis y síntesis de los datos disponibles, los métodos de una revisión sistemática también deben ser evaluados para asegurar que siguen siendo apropiados y actualizados.

A pesar de estos inconvenientes, actualmente no existen directrices sobre el momento óptimo en el que se hace necesaria la actualización de una revisión sistemática. La regla de los dos años, que hasta hace poco era la política de actualización de las revisiones Cochrane, se basa más en el deseo de que los resultados aparezcan para que el usuario final maneje la evidencia en un intervalo de tiempo apropiado.

En la práctica, la revisión rápida algunos campos médicos dinámicos pueden necesitar ser actualizados una frecuencia menor de dos años, y en otros campos, donde la evidencia es relativamente estable, puede hacer necesaria la actualización con menor frecuencia.

La revista Systematic Reviews reconoce la importancia de la publicación actualizada de revisiones sistemáticas y ha introducido el tipo de artículo "actualización de la revisión sistemática", que se puede seleccionar al enviar un artículo. El principio rector de la revista para una actualización es que es un evento que es discreto y distinto de la realización y la comunicación de la revisión sistemática original (o revisión actualizada previamente). Esto significa que, como mínimo deberá haber sido puesta la búsqueda de los estudios hasta la fecha y que se describen los cambios en los resultados y conclusiones de la revisión original (o una revisión actualizada previamente).